parallax

Nuestra historia

La historia de Come Bien comienza con dos hermanos y como en toda buena historia hay un antes y un después.

Viniendo de una familia muy trabajadora, pero sin experiencia liderando empresas, ellos querían hacerlo distinto, ¿más difícil? Sí, pero más gratificante. Los hermanos Cantú son jóvenes idealistas, de esos que cuando se les mete una idea a la cabeza hacen hasta lo imposible para que se haga realidad.

Buscando su camino, Evandro Cantú encontró el amor a la cocina entre recetarios, cacerolas y especies; mientras Denis estudiando brújulas y mapas se formaba para convertirse en capitán.

Entre prisas y el tiempo en contra, batallaban con lograr el balance entre comer bien y cumplir con todas las responsabilidades del día a día. Reconociendo que esto era un problema, Evandro comenzó a cocinarle a su hermano Denis. Así se dieron cuenta de que encontraron la forma de mejorar la vida para ellos y para muchos más.

Desde el inicio, Come Bien tenía muy claro que querían que las personas disfrutaran de comida deliciosa, sin tener que sacrificar su salud.

Arrancar Come Bien no fue sencillo, tuvieron que hacer de todo ellos solos con pocos recursos, con noches durmiendo en la bodega o en la cocina, lavando trastes, haciendo entregas, llevando las finanzas, escuchando cientos de “no” en el camino, lidiando con la frustración de tener una idea fantástica que no estaba dando los resultados que esperaban. Estaban a punto de tirar la toalla, pero los hermanos Cantú no se rinden fácilmente.

¿Quiénes, al igual que ellos, desean que las personas estén felices, coman sano y tengan mejores vidas? Aprendiendo del pasado, y siendo capaces de reinventarse, se acercaron a empresas que se preocupan y ocupan por el bienestar de sus colaboradores. Las empresas de hoy son conscientes, quieren que sus equipos se sientan bien y apuestan por que puedan mejorar sus vidas. Encontraron sus primeros “sí” sostenibles en el tiempo, tan sostenibles que muchas de estas primeras empresas siguen creciendo junto a Come Bien.

Desde el 2015 en Come Bien trabajamos para cumplir nuestro propósito: innovar la forma en la que se alimentan las personas para mejorar la vida en Latinoamérica. Mezclando la guía y sazón del chef, quién garantiza que su pasión por la gastronomía se vea reflejada en cada plato, con la dirección y visión tecnológica de Denis, transformaron la magia de la cocina en una de las FoodTech más prometedoras de México.

Siguiendo esta visión, somos una empresa joven en una industria vieja. Nuestra principal fortaleza ha sido la disrupción de esta industria tradicional a través de modelos innovadores basados en tecnología.

La inteligencia que hemos desarrollado nos permite identificar las necesidades y gustos reales de nuestros clientes, para tomar decisiones basados en la data. Asimismo, nuestra plataforma tecnológica te permite en solo 10 minutos y 6 clicks tener la comida para todo un mes.

Lograr esto es un trabajo de muchos. En el camino se han subido personas extraordinarias al barco, formando un equipo comprometido y talentoso que ha decidido hacer su viaje personal a nuestro lado, ahora viajamos juntos.

Este gran equipo se unió para lograr que comer bien sea práctico, dándoles la posibilidad a las personas de elegir entre un menú amplio, sano y delicioso cada día, con sabor a hogar. Estamos logrando que miles pongan la mesa, porque en Come Bien ponemos la comida.

Hemos conseguido que otras personas crean e inviertan en nosotros. Además, fuimos seleccionados por 500 Startups Latam. Sabemos que muchos han confiado en nuestra labor y aunque los desafíos nos han hecho tambalear, siempre hemos encontrado la forma de superar cada obstáculo. Tenemos la resiliencia como parte de nuestro ADN.

En el 2020, entendiendo cómo la pandemia mundial afectó a las empresas y personas, nos volcamos a los hogares para llevar alimentos sanos y deliciosos a las familias, que transformaron sus vidas al modo remoto.

Estamos en el negocio de alimentar a la gente y día a día buscamos cambiar lo que esto significa. Creemos que las decisiones que tomamos sobre lo que comemos, de dónde viene y cómo se prepara tienen un impacto directo y poderoso en la salud de las personas, las comunidades y el medio ambiente. Por eso, buscamos las opciones más sustentables que existan en el mercado y los empaques menos dañinos. Además, realizamos actividades en alianza con otras organizaciones para llevar comida a poblaciones vulnerables, siempre tenemos presente hacer el bien desde Come Bien.

Sabemos que el pasado nos ha forjado, que el presente lo vivimos plenamente y que el futuro lo construimos juntos para que sea uno saludable, sostenible, en donde todos, a costa de nada, coman bien.